ENVENENAMIENTO POR CEBO DE CARACOL Y BABOSAS EN PERROS

Envenenamiento por cebo de caracol y babosas en perros

Envenenamiento por metaldehído en perros

ENVENENAMIENTO POR CEBO DE CARACOL Y BABOSAS EN PERROS

El metaldehído es un ingrediente usado en cebos para babosas y caracoles, a veces se utiliza como sólido de combustible para estufas de campo, es venenoso en perros y afecta principalmente el sistema nervioso. Este tipo de intoxicación es a menudo vista en costas y zonas bajas, donde el uso de cebo para babosas y caracoles es habitual. Y a pesar de que la intoxicación de metaldehído se puede ver tanto en perros y gatos, es más común en perros.

ENVENENAMIENTO POR CEBO DE CARACOL Y BABOSAS EN PERROS – SÍNTOMAS

*Ansiedad
*Vómitos
*Diarrea
*Jadeo excesivo
*Babeo excesivo (ptialismo)
*Falta de coordinación en los pies
*Temblores musculares
*Convulsiones
*Hipertermia
*Aumento de la sensibilidad a la luz, el tacto, y los sonidos
*Aumento de la respiración (hiperpnea)

DIAGNÓSTICO

Usted tendrá que dar un historial completo de la salud de su perro, incluyendo el inicio y la naturaleza de los síntomas. Las preguntas pueden referirse específicamente a la exposición a los cebos para babosas y caracoles o de otras fuentes de metaldehído. Él o ella realizará un examen físico completo, así como un perfil bioquímico, un análisis de orina, y un recuento sanguíneo completo (CBC) – cuyos resultados pueden variar. El diagnóstico definitivo se hace típicamente mediante la verificación de la presencia de metaldehído en los fluidos corporales (por ejemplo, el vómito, el contenido del estómago, y en la orina).

TRATAMIENTO

Un perro que sufre de envenenamiento por metaldehído necesita hospitalización de emergencia y tratamiento inmediato. Desafortunadamente, no existe antídoto disponible. La única modalidad de tratamiento es eliminar el metaldehído del cuerpo del perro. Su veterinario utilizará una bomba de estómago, y si no sufre convulsiones, dará carbón activado para absorber el veneno en el estómago y los intestinos. Los líquidos también son a menudo necesarios para rehidratar al perro.

 VIDA Y GESTIÓN

Es importante no alimentar a un perro que sufre de convulsiones o vómitos. En general el pronóstico dependerá en última instancia de la cantidad de metaldehído ingerido, el tiempo del tratamiento, y la calidad de la atención. Sin embargo, si no se trata, un perro puede morir a las pocas horas de la ingestión. Observe a su perro para identificar síntomas de vómitos y otros, y llame a su veterinario inmediatamente.